UCB Tarija confirma el despido del «Padre Coco» por acoso sexual

En una resolución, la casa de estudios superiores califica los comportamientos del sacerdote de “inapropiados desde todo punto de vista”.

La Universidad Católica Boliviana (UCB) San Pablo confirmó, a través de una resolución, la suspensión definitiva del sacerdote J. L. M. V., conocido como “Padre Coco”, por denuncias de acoso sexual. Al menos tres mujeres presentaron quejas, el pasado febrero, contra el entonces docente y responsable de la pastoral en Tarija.
El Tribunal Administrativo conformado en la Regional Tarija realizó una investigación que culminó en el despido del sacerdote el pasado mayo. Entonces se determinó que al menos dos de las denuncias habrían sido demostradas, pero el religioso presentó un recurso de apelación que fue derivado a las autoridades nacionales de la UCB. La resolución, que data de unos días atrás, confirma que las pruebas serían suficientes para suspender al ahora exdocente. 
“No puede dejar de considerarse que las denuncias de tres mujeres con perfiles académicos distintos, que no tendrían vínculo entre sí, muestran un patrón de comportamiento similar en todos los casos, manifestado en abrazos y tocamientos no consentidos, insinuaciones y conversaciones incómodas y sin relación alguna con la relación que debería existir entre un sacerdote/docente y mujeres de la comunidad universitaria”, cita un fragmento de la resolución, a la que tuvo acceso el diario El País, de Tarija. 

En el documento se califica el actuar del “Padre Coco” como un incumplimiento a su normativa, con comportamientos “inaceptables e inapropiados desde todo punto de vista”. El escrito, firmado por el vicerrector administrativo financiero nacional, Antonio Jordán Jimeno, aclara que en todo momento se respetaron los derechos del acusado a su defensa y que éste se abstuvo de declarar.
En marzo, la diócesis de Tarija anunció que se realizaría una investigación sobre las denuncias y que, de manera preventiva, se suspendería al cura de sus labores pastorales y educativas.
“Conforme señala el procedimiento canónico, se ha iniciado una investigación profunda para establecer responsabilidades y la autoría de los hechos denunciados, con la finalidad  de sancionar los mismo y tomar acciones para que situaciones como esta no se repitan”, anunció entonces el monseñor Jorge Saldías, en un video publicado por la diócesis Tarija.
Estas medidas se asumieron luego de publicarse una serie de denuncias de acoso sexual contra el “Padre Coco” en Tarija. Los testimonios se publicaron en la página de Facebook El Confesionario UCB.

Las publicaciones 117, 136, 137, 147, son testimonios que narran actos impropios que cometió un docente de Tarija a estudiantes de colegio y universidad. “Después de leer la confesión #117 quiero decirte amiga que #YoSiTeCreo y pienso que sé de quién estás hablando y creo que es hora de poder hablar… También ocurrió en la ciudad de Tarija… Actualmente tengo 28 años pero cuando tenía 12, el sacerdote del colegio en el que estaba, trató de abusar de mí pero gracias a Dios pude gritar (sic.)”, señala la confesión 136.
El pasado 27 de febrero, el Confesionario UCB rompió con los contenidos que usualmente compartía para publicar la denuncia de una estudiante. Era la confesión #71. A partir de esta y otras publicaciones posteriores que denunciaban situaciones de acoso y abuso sexual, el gobierno inició procesos de investigación.  

P7