Justicia vuelve a dejar en libertad, esta vez con medidas sustitutivas, a Yassir Molina




Tras cinco horas de audiencia, el líder de la Resistencia Juvenil Cochala, Yassir Molina, fue puesto en libertad con medidas sustitutivas, según el reporte de su abogado, Hugo Iriarte, desde la capital cochabambina.

La jueza Adonis Torrico dio el fallo cerca de las 23:30 de este jueves. Entre las medidas sustitutivas que Molina debe cumplir están la de presentarse cada 15 días ante la justicia, arraigo (no puede salir de Bolivia) y tampoco podrá comunicarse con los testigos que declararon dentro del proceso que se lleva en su contra.

A Molina se lo acusa por la presunta comisión de cinco delitos: amenazas, instigación a delinquir, organización criminal, atentado contra la salud pública y privación de libertad, según la denuncia que pesa en su contra y motivos por los que fue aprehendido el miércoles, 17 de marzo.

Tras el fallo, la vigilia instalada afuera de la audiencia estalló en júbilo celebrando que el líder de la RJC fuera puesto en libertad. Sin embargo, todavía siguen en curso otras investigaciones que pesan sobre el activista cochambino.

“Se ha logrado bajar cuatro de los ilícitos porque no se ha acreditado que haya cometido. La audiencia se rigió en torno al ilícito de la instigación pública a delinquir, pero considerando que la pena sería de un año se ha determinado la improcedencia de la detención preventiva y se determinaron las medidas sustitutivas”, indicó la abogada de Molina, Andrea Severiche


La abogada agregó que seguirán asumiendo la defensa de Molina y acreditando que no existe la probabilidad de los ilícitos por los que se acusa al activista.

El lunes pasado la jueza Tercera de Instrucción Penal de Sucre, Ximena Mendizábal, determinó la libertad irrestricta para Molina. La autoridad judicial señaló que ninguna de las pruebas presentadas dio indicios de que Molina sea el autor de los delitos por los que se le acusa.

Con la determinación de la noche de este jueves son dos reveses, en cuatro días, en contra de la Fiscalía, que acusa a Molina, pero sin las pruebas necesarias para ser juzgado por la justicia.


Tras cinco horas de audiencia, el líder de la Resistencia Juvenil Cochala, Yassir Molina, fue puesto en libertad con medidas sustitutivas, según el reporte de su abogado, Hugo Iriarte, desde la capital cochabambina.

La jueza Adonis Torrico dio el fallo cerca de las 23:30 de este jueves. Entre las medidas sustitutivas que Molina debe cumplir están la de presentarse cada 15 días ante la justicia, arraigo (no puede salir de Bolivia) y tampoco podrá comunicarse con los testigos que declararon dentro del proceso que se lleva en su contra.

A Molina se lo acusa por la presunta comisión de cinco delitos: amenazas, instigación a delinquir, organización criminal, atentado contra la salud pública y privación de libertad, según la denuncia que pesa en su contra y motivos por los que fue aprehendido el miércoles, 17 de marzo.

Tras el fallo, la vigilia instalada afuera de la audiencia estalló en júbilo celebrando que el líder de la RJC fuera puesto en libertad. Sin embargo, todavía siguen en curso otras investigaciones que pesan sobre el activista cochambino.

“Se ha logrado bajar cuatro de los ilícitos porque no se ha acreditado que haya cometido. La audiencia se rigió en torno al ilícito de la instigación pública a delinquir, pero considerando que la pena sería de un año se ha determinado la improcedencia de la detención preventiva y se determinaron las medidas sustitutivas”, indicó la abogada de Molina, Andrea Severiche


La abogada agregó que seguirán asumiendo la defensa de Molina y acreditando que no existe la probabilidad de los ilícitos por los que se acusa al activista.

El lunes pasado la jueza Tercera de Instrucción Penal de Sucre, Ximena Mendizábal, determinó la libertad irrestricta para Molina. La autoridad judicial señaló que ninguna de las pruebas presentadas dio indicios de que Molina sea el autor de los delitos por los que se le acusa.

Con la determinación de la noche de este jueves son dos reveses, en cuatro días, en contra de la Fiscalía, que acusa a Molina, pero sin las pruebas necesarias para ser juzgado por la justicia.

Fuente: El Deber.