Terremoto dejó 41 muertos y Turquía teme un centenar más bajo los escombros

Todo el sábado ha sido una carrera contra el tiempo para los equipos de rescate que buscan supervivientes en la ciudad turca de Esmirna, sacudida por el terremoto que el viernes causó al menos 39 muertos en la provincia homónima, y otros 2 en Grecia, mientras se teme haya aún un centenar de personas bajo los escombros. 
Las dos de las víctimas en Grecia eran adolescentes fallecidos en la isla de Samos, que dista apenas una decena de kilómetros del epicentro del seísmo, de 6,8 grados de magnitud, que se registró a las 11.51 GMT del viernes en el mar Egeo. 
Los demás fallecidos se han contabilizado en Esmirna, según indicó al anochecer el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, que se desplazó hoy a la capital homónima de esa provincia para visitar el lugar del desastre. 
“Hasta las 22.15 horas (19.15 GMT) habían fallecido 39 ciudadanos y 885 resultaron heridos. Se registraron 658 réplicas, más de 40 de ellas de magnitud superior a 4 grados”, precisó AFAD, el servicio público de emergencias turco, en un comunicado. 
Los balances de fallecidos y heridos son provisionales, porque las labores de rescate aún continúan en Esmirna, donde los bomberos municipales y los equipos de AFAD han salvado a 103 heridos atrapados entre los escombros. 
También han recuperado 38 cadáveres, a los que se añade el de una mujer que falleció ahogada una treintena de kilómetros más al sur, en la localidad costera de Sigacik, anegada por un pequeño tsunami momentos tras el temblor. 
ATRAPADOS 
Nadie sabe con certeza cuántas personas quedan aún atrapadas bajo los cascotes en la ciudad de Esmirna. Fuentes de la alcaldía estimaron al mediodía, en declaraciones a Efe, que podría tratarse de un centenar. Durante la tarde, los equipos consiguieron rescatar de los escombros a varias personas que llevaban más de 24 horas atrapadas, entre ellas una madre con varios hijos y un hombre de 65 años. 
Hasta el momento, los servicios de salud han atendido a 885 personas, de las que 642 han sido ya dadas de alta. 
Otros 243 heridos seguían ingresados al anochecer del sábado, ocho de ellos en cuidados intensivos y, de éstos, tres se encuentran en estado grave, según dijo a la prensa el ministro de Salud turco, Fahrettin Hoca. 
UN BARRIO VULNERABLE 
La mayoría de los diecisiete edificios que se desplomaron en Esmirna estaban en el distrito de Bayrakli, situado en la periferia norte de esta ciudad de cuatro millones de habitantes. 
El barrio fue construido como urbanización popular en los años 60 y 70 del siglo pasado, y está asentado sobre la principal falla geológica de la provincia, por lo que los geólogos ya llevaban tiempo alertando de los riesgos en caso de terremoto. 
Algunos de los inmuebles derruidos estaban construidos con materiales de tan baja calidad que muchos consideraban un milagro que se hubiesen mantenido en pie hasta el seísmo, según informó la cadena turca NTV. 
Al mediodía del sábado, AFAD dio por concluida la búsqueda de supervivientes en ocho edificios, pero durante esta noche continuaba el trabajo en otros nueve, con más de 2.000 profesionales asistidos por 21 perros socorristas, según el comunicado del organismo publicado en su web. 
VECINOS EN LA CALLE 
Tanto AFAD como la municipalidad y varias organizaciones benéficas han levantado miles de tiendas en parques y espacios verdes para dar acogida a las familias que se han quedado sin hogar o no pueden volver al suyo por precaución, hasta que un equipo municipal certifique la solidez de las estructuras. 
Durante el día muchas familias acamparon ante las ruinas, provistas de mantas y sillas de picnic, para ver si los equipos de rescate podían recuperar algunas de sus pertenencias personales. Es el caso de Yasemin, una mujer mayor que sobrevivió al derrumbe del edificio en que vivía, y cuyo marido se halla hospitalizado. 
Rodeada de sus hijas observaba a los agentes municipales separar con cuidado bolsas, fotos, libros y discos, para mostrarlos a los residentes del edificio, por si reconocen sus pertenencias. “Estamos vivos, ya es mucho. Solo quiero recuperar algunas fotografías”, comentó la mujer a Efe. 
Esmirna experimenta con frecuencia terremotos menores y desde 1900 ha sufrido ocho temblores con una magnitud mayor de 6, según un recuento de la cadena NTV

EFE