Senado sanciona ley de créditos del BM y BID por $us 704 MM para el Bono contra el Hambre

La presidenta del Senado, Eva Copa, informó que la administración de Luis Arce deberá definir la fecha de inicio del pago del beneficio. Dijo que no se aprobó antes los créditos por desconfianza sobre su destino

El Senado sancionó este martes los proyectos de ley que aprueban los créditos por $us 704 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial para pagar el Bono contra el Hambre de Bs 1.000. El electo presidente Luis Arce anunció que entre sus primeras acciones está el pago de ese beneficio para reactivar la demanda interna.
La presidenta del Senado, Eva Copa, explicó que los créditos internacionales no fueron aprobados antes porque no había la certeza de que el gobierno transitorio de Jeanine Áñez los emplee en el pago del beneficio aprobado mediante ley para mitigar el impacto de la crisis económica y la cuarentena por el COVID-19.
“(La decisión de cuándo se pagará) es decisión de Arce, como Presidente de Bolivia, tiene que ver el tema logístico desde el Ministerio de Economía. Yo pienso que tiene que ser lo más antes posible por la necesidad que tiene el pueblo boliviano”, sostuvo.
De acuerdo al decreto 4345, reglamentario de la ley del Bono contra el Hambre, el beneficio se pagará por única vez a las mujeres que reciben el Bono Juana Azurduy y a los beneficiarios del Bono Universal. Además de personas con discapacidad visual que reciben el Bono de Indigencia del Instituto Boliviano de la Ceguera (IBC) y las personas con discapacidad moderada, grave y muy grave registradas en el sistema de información del Programa de Registro Único Nacional de las Personas con Discapacidad.
Los beneficiarios son los bolivianos que residen en el país y son mayores de 18 años hasta el 16 de septiembre de este año. Se exceptúa la cancelación del bono a funcionarios y trabajadores del sector público y privado, para lo cual se verificarán los aportes a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y los aportes patronales para vivienda, declarados en los últimos 60 días calendario al inicio del pago del bono.
La administración de Áñez reclamó en reiteradas ocasiones la viabilización de los créditos internacionales y aclaró que no pueden ser destinados al pago del Bono contra el Hambre, porque fueron gestionados y aprobados para otros fines.

La Razón