Murillo anticipa derrota de Arce y sectores afines al MAS insisten con un “fraude electoral”

El Gobierno anticipó, este miércoles, que el candidato presidencial del MAS, Luis Arce, será derrotado en las elecciones nacionales. En tanto, los sectores sociales afines al MAS insisten en promover la idea de que habrá un fraude en las elecciones generales del 18 de octubre.

“Ellos (el MAS) saben que van a perder y saben que su derrota será más rotunda, con la renuncia de la presidenta Jeanine Áñez (a su candidatura), para que los votos se concentren de una manera más contundente (…). Ellos son los que están tratando de instalar en la mentalidad de algunos partidarios y hablan de fraude”, afirmó el ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

La autoridad señaló que esa posibilidad de perder en las elecciones, ha puesto nervioso al MAS, por lo que buscan establecer en el imaginario colectivo la idea de un fraude.

“Nuestro deber constitucional es cuidar que no haya ningún tipo de fraude y que haya una elección transparente”, aseguró Murillo.

La reacción surge luego de que los dirigentes del Pacto de la Unidad, que aglutina a organizaciones sociales afines al MAS, insistieron con la idea de que habrá un fraude en los comicios generales. Ante este escenario, los dirigentes instaron a sus bases a “resguardar” el voto.

“El 18 de octubre nuestros hermanos van a ir a votar y el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, debe garantizar unas elecciones transparentes (…), de no ser así el pueblo mismo se levantará y no tienen por qué estar culpando a los dirigentes”, afirmó el ejecutivo de la Confederación de Interculturales Originarios de Bolivia, Henry Nina.

Por su parte, la ejecutiva de la Confederación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa, Segundina Flores, pidió a las misiones de los organismos internacionales vigilar el proceso electoral.

“El 18 de octubre, después de votar tenemos que cuidar nuestro voto en cada recinto”, afirmó Flores.

Ante esta situación, Murillo expresó que se entregará el poder al candidato que gane de forma limpia los comicios.

“A nosotros no nos importa entregar el poder al MAS, si es que gana. Nuestro deber constitucional es entregar a quien gane, pero sabemos que el MAS no va a ganar y sabemos que están nerviosos por ello”, aseveró el Ministro.

El 10 de noviembre de 2019, la Organización de los Estados Americanos (OEA), luego de efectuar una auditoría a las elecciones del 20 de octubre, no pudo avalar los resultados de esos comicios, pues identificó varias irregularidades y la “manipulación dolosa” en la transmisión de esos resultados, que dieron la victoria en primera vuelta a Evo Morales.

Ante esto, esa organización recomendó que Bolivia celebre otras elecciones tan pronto existan condiciones para su realización, entre ellas, la designación de nuevos vocales del Órgano Electoral.

La sugerencia de la OEA se registró en medio de las protestas sociales, en defensa del voto y en demanda de la renuncia de Morales, tras las denuncias de fraude electoral en los comicios de 2019.

Tras el informe de la OEA y aún siendo presidente, Morales convocó a nuevas elecciones y anunció la renovación de las autoridades electorales; no obstante, poco después dimitió al cargo y se fue del país.

De este modo, todos los vocales del TSE fueron destituidos por un pedido público, expresado por el propio Morales.

ABI