Canciller denuncia ante organismos internacionales las muertes por falta de oxígeno y secuestros en los bloqueos

La canciller Karen Longaric envió una nueva nota a organismos internacionales para denunciar las muertes y secuestros que se produjeron hasta el momento en medio del conflicto protagonizado por sectores sociales afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), que bloquean carreteras desde hace una semana pese a la pandemia y la necesidad de atención de salud de los enfermos.

En la nota -enviada a la Organización de Naciones Unidas (ONU), Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH), Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Organización de Estados Americanos (OEA), Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Unión Europea y Parlamento Europeo- se informa que, en los últimos cuatro días, la situación en Bolivia “ha empeorado drásticamente hasta niveles insostenibles”.

“Los peligros que el Gobierno de Bolivia advirtió han comenzado a materializarse con funestas consecuencias. Se han producido muertes en distintas ciudades del país por falta de oxígeno. Las diferentes instituciones de salud, incluyendo la Caja Petrolera, Caja Nacional, Caja de Caminos, Caja Bancaria, entre otras, han emitido comunicados y enviado cartas informando sobre la alta emergencia que presentan por falta de abastecimiento de oxígeno para atender a los pacientes”, detalla el documento.

Asimismo, se dio a conocer que las iniciativas de traslado y reaprovisionamiento de centros médicos por la vía aérea, que realiza el Ministerio de Defensa, no fueron suficientes para garantizar que los insumos esenciales lleguen de manera oportuna a todos los puntos del país, muchos de ellos aún inaccesibles.

Mientras, “los grupos del Movimiento Al Socialismo están cometiendo graves delitos, es así que han secuestrado personas indefensas, infligiéndoles tratos inhumanos y degradantes como mecanismo de presión ejercido contra el Gobierno”, remarca la nota.

Entre tanto, las iniciativas de diálogo no han dado los resultados esperados para levantar los bloqueos, pese a que tanto el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y el Gobierno mantuvieron reuniones con los partidos políticos y sectores movilizados en presencia de representantes de las Naciones Unidas, otros organismos internacionales y la Iglesia Católica.

Sin embargo, “las propuestas de diálogo continúan abiertas, pero la salud de la población no puede esperar la voluntad egoísta de actores políticos que buscan la confrontación. El Gobierno de Bolivia no permitirá que estos actos hostiles continúen ocurriendo en su territorio. La labor primordial del Gobierno es velar por los derechos humanos, por la salud y la vida de la población. De ser necesario, el Gobierno tomará todas las medidas legales y proporcionales de contención para evitar más muertes y garantizar que los derechos de la población se respeten plenamente”, advierte la Canciller.

Además, reiteró el pedido del Gobierno para que la comunidad internacional censure estos actos que impiden el traslado de oxígeno y de otros insumos médicos a los distintos hospitales del país en plena pandemia por el COVID-19.

Los sectores afines al MAS iniciaron el pasado lunes un bloqueo indefinido de carreteras en demanda de que las elecciones generales se realicen el 6 de septiembre y no el 18 de octubre como determinó el TSE.

ABI